Fue sanado de SIDA, pero no cumplió su trato y murió.

Hacer tratos con Dios es una de las cosas más poderosas en la vida del cristiano. Pero si ese trato no se cumple, corremos el riesgo de intentar burlarnos de Dios y sufrir serias consecuencias. Este es el caso de Tomás, (nombre ficticio), quien se enfrentó a una situación muy delicada. Tomás estaba casado conSigue leyendo «Fue sanado de SIDA, pero no cumplió su trato y murió.»

A %d blogueros les gusta esto: