Dios lo sanó de la trombosis pero prefirió el fútbol.

Me llamaron para que fuera a orar por un hombre que tenía trombosis en ambas piernas. Cuando llegué a la clínica y vi su estado, supe que la situación era de vida o muerte. Dios hizo el milagro pero él no cumplió. Conocí a Isidro en la clínica. Era un hombre de unos 55 añosSigue leyendo «Dios lo sanó de la trombosis pero prefirió el fútbol.»

A %d blogueros les gusta esto: